Skip to content

El primer accionista de Talgo se une al dueño de Cartier

marzo 22, 2010

La firma de capital riesgo Trilantic, primer accionista individual de Talgo con el 49% del capital, dará entrada como inversor mayoritario en sus fondos al magnate sudafricano Johann Rupert, una de las mayores fortunas del continente negro y propietario del grupo de lujo suizo cotizado Richemont.

Este último controla marcas como Cartier y Montblanc, y ocupa el tercer puesto entre los grupos con más enseñas glamurosas, por detrás de las francesas Louis Vuitton y PPR.

Hijo de Anton Rupert, Johann Rupert tiene intereses en multitud de sectores, a través de inversiones en capital riesgo, que van desde las telecomunicaciones a la salud, pasando por la consultoría.

El accionista de Talgo, Trilantic, fue vendido por un ya quebrado Lehman Brothers a los propios directivos que dirigían la firma (con 4.000 millones de dólares bajo gestión). Dentro de este equipo de profesionales está el abogado español Javier Bañón.

Adicionalmente, Lehman vendió los compromisos futuros de inversión en el próximo fondo de Trilantic (IV) a Reinet, compañía controlada por Johann Rupert. «Esto no afecta al capital de Talgo, pues es una inversión de nuestro Fondo III que ya está completamente invertido», matizaron desde la firma.
De hecho, el Estado, propietario de los derechos de Lehman Brothers en el citado Fondo III (que participa en Talgo), mantiene su rentable participación.
Talgo dio entrada en 2006 a Lehman Brothers Merchant Banking (ahora Trilantic), en una operación donde vendieron sus acciones miembros de cuatro ramas de la familia fundadora.

Su socio en el capital es el fondo español MCH, propietario de grupos como la cadena de peluquerías Marco Aldany, con un 10% del capital. El resto del capital sigue en manos de parte de la familia Oriol y del equipo gestor.
Las incorporaciones al accionariado de Talgo supusieron la firma de un acuerdo de financiación con Santander y Calyon por importe de 465 millones de euros.
Talgo, uno de los líderes mundiales en diseño, fabricación y mantenimiento de trenes de alta velocidad (350 kilómetros por hora) y entre ciudades (250 km/h), facturó 337,6 millones de euros en 2008, con un beneficio bruto de explotación (ebitda) anual de 75,5 millones, según consta en los últimos datos disponibles en el Registro Mercantil.

Mercado español
España es uno de los mercados que interesa a Trilantic, que tiene experiencia en el país en virtud de otra rentable inversión, en el fabricante de motores para aviones ITP.

La firma con sede en Estados Unidos gestiona una veintena de compañías, y es especialista en inversiones minoristas en América y Europa.

La presencia del grupo de capital riesgo en Talgo ha apoyado la ofensiva de la empresa que preside Carlos de Palacio en Estados Unidos y Brasil, donde compite por el AVE entre Rio de Janeiro y Sao Paulo.

Sin ir más lejos, el pasado julio, la compañía anunciaba un acuerdo con el Estado de Wisconsin de suministro de material rodante y el establecimiento de instalaciones productivas en el área, para tratar de aprovechar el impulso que quiere dar el Ejecutivo de Barack Obama a la alta velocidad ferroviaria.
Grandes fortunas

La presencia de grandes patrimonios en capital riesgo es cada vez mayor. George Soros mantuvo durante años un acuerdo similar al de Rupert y Trilantic con la firma británica TowerBrook.Louis Vuitton esponsoriza la firma de capital riesgo L Capital.

En España, firmas de inversión como Gala Capital, Landon y Abraxa están vinculadas a fortunas familiares nacionales. En el primer caso, Gala Capital tiene a la familia Del Pino, Alicia Koplowitz y Manuel Jové, fundador de Fadesa, entre sus inversores. La familia Gallardo, propietarios de los laboratorios Almirall, lideran Landon. Mientras Abraxa, que se ha especializado en energías renovables, cuenta con la aportación principal de la familia Lladó, accionistas de control de Técnicas Reunidas.

El tercer mayor grupo de lujo del mundo
Compagnie Financière Richemont, presidida por Johann Rupert (que inició su carrera en la banca de inversión neoyorquina), es una compañía de lujo suiza fundada en 1988, con cuatro grandes áreas: joyería, relojes, plumas estilográficas de alta calidad y ropa exclusiva.

La compañía cotiza en la Bolsa de valores de Suiza, donde es la octava mayor compañía de su índice. Richemont es el tercer mayor grupo mundial de lujo por ventas, por detrás de las francesas LVMH y PPR, sus dos grandes competidores en este mercado. El que fuera dueño de la británica Hackett, ahora en manos de Torreal, sociedad de cartera del inversor español Juan Abelló, controla marcas como la francesa Cartier, la italiana Piaget o la alemana Montblanc, algunos de los emblemas del diseño y la exclusividad mundial.

En 2007, Richemont se unió, además, a Polo Ralph Lauren en una sociedad conjunta en relojes y joyería. A pesar de la crisis, la compañía ha conseguido seguir creciendo, al expandirse en mercados emergentes, como China e India. En su último ejercicio fiscal, finalizado en marzo de 2009, Richemont obtuvo unas ventas de 5.418 millones de euros, con un resultado operativo procedente de sus marcas de lujo de 912 millones, un 12% menos.

Fuente: Expansion.com

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: